BELLEZA










 Es curioso cómo cuando hace buen tiempo todos estamos de mejor humor. Las edificios sacan sus colores, las palomas copulan entre ellas y mostramos los mejores modelitos puesto que es casualmente también en primavera y verano cuando la ropa es más mona. A la mayoría de la gente le gusta el buen tiempo más que los días nublados; a mí las tormentas vistas desde casa, los días nevados y la niebla me parece que tienen mucho encanto, puede que incluso más que los días primaverales. Pero volviendo al genérico: ¿es la mayor exposición al sol lo que nos hace más "felices"? Si pudiéramos mirar más de dos segundo el Sol de frente sin quedarnos ciegos, solamente el Sol ¿qué tiene de bonito? ¿Y la temperatura?, ¿nos pondríamos tan contentos si en los días de sol siguiéramos llevando abrigo o si decretaran que al subir las temperaturas se convoca un largo período de abstinencia? No creo ¿no? Es sin duda la conjunción de circunstancias lo que hace agradable, bonita, la ciudad o el campo en esos días y nos hace sentir mejor.

Durante las guerras a penas hay creaciones artísticas; también hay días de verano y de primavera, pero están teñidos de sangre y pierden todo su sentido ante la catástrofe, pues la belleza se percibe por los sentidos pero se transforma en idea. Es cierto que han habido escritores pintores escultores... que han seguido su obra durante los tiempos difíciles, pero la influencia negativa en su entorno se ve plasmada en sus cuadros o libros (etc). Además como el mundo no está para pensar en el arte a falta de pan tampoco ven sus obras y no nacen nuevas figuras. Goya cambió completamente de "estilo" durante y tras la Guerra de la Independencia. Podía haber escrito lo que ocurría. Un artista decide un arte concreto por amor a él, en este caso a la pintura; es una pasión muy fuerte que les llena el alma (como dijo el amigo de Szpilman a los nazis "a mí un músico ¡me robasteis mi alma, me robasteis mi violín!") y como tal se entregan con verdadero "amor". Goya podía haber dejado el arte atrás, pues a ningún amante gusta volver con su amada cuando las fuerzas le fallan; por eso digo que si tenía la necesidad de gritar al mundo lo que sentía podía haberlo echo através de otros medios en los que no fuera un artista. Y sin embargo... sólo la pintura le salvó, quizás, de la completa locura, de su soledad, sus cuadros le daban vida aunque no quisiera representar en ellos ninguna belleza. No le hacía falta, el sólo echo de entregarse a ellos ya es un acto de amor frente a las penurias de la guerra: es de gran belleza. Es la búsqueda de la Belleza, de aquello que nos inunda los sentidos de forma placentera y a su vez nos llena. Porque si su intención era solamente (que no digo que no haya más intenciones en un artista que la de la Belleza) hacer un manuscrito sobre la guerra había formas mucho más directas y factibles de efectuarlo. Algo similar la pasó a Rembrandt tras la muerte de su mujer y su hijo, su estilo cambió, pues para él su vida ya no era bella así que lo demostraba con el lienzo; ¡transformó su angustia vital en arte! En algo que es considerado de por sí bello... pues creo que esa es la finalidad de todo artista: crear un mundo más bello.

¿Justicia? Quien quiere justicia va a los tribunales (o a las tropas), quien la plasma se queja y igual espera que su arte cambie las cosas pero su función principal es reflejar lo que lleva dentro convirtiéndolo en algo que la gente puede admirar, contemplar, pensar, conmover... Todo sentimientos que el artista consideraría bellos.

Pero cada uno tiene su propio concepto de lo bello, amplio o angosto. Nadie que haya leído el libro "La moral en la época del Rococó" podrá ver mucha belleza interior en la nobleza europea del siglo XVIII y (igual para contrarrestar) los nobles y reyes absolutistas no concebían el mundo sin rodearse de joyería, palacios, bellos jardines, lujosos vestidos, hermosos carruajes etc etc. Eran como una plaga cuando el dinero y el lujo empezaban a escasear y hay que reconocer que son realmente bellos los artilugios de aquella época.

Es un principio que todos tenemos en común, de los pocos que TODOS compartimos, cada uno con su propio concepto. Incluso la gomorra italiana; igual no tendrán un concepto muy hermoso de la Belleza interior o la belleza de los ideales pero no le faltará al capo una hermosa casita, un coche lujoso... Si vemos una foto de bin Laden cogiendo su hijo (suponiendo que lo tenga) tiernamente con un paisaje de fondo de esos de lago con cisnes igual nos sale una carcajada por ser quien es pero en el fondo nos parece una foto simpática y por un instante seguro que olvidamos que se trata de uno de los peores asesinos mundiales. Nosotros mismos experimentamos el poder de las cosas bellas cuando nos mandan mensajitos chorras de "seré siempre tu amigo mándalo mil veces y el mundo será mejor" y nos salen aquellas fotos de patos con gatitos y ríos entre montañas heladas flores de mil colores... No nos cambia la vida pero nos hacen un poco más felices y eso que es una chorrada ¡¡y encima suelen ir cargados de las más terribles amenazas!! ¿Y cuantas veces no nos hemos salido de las durezas de la vida soñando una casita idílica en la polinesia con el hombre o mujer de nuestros sueños (o en el Bronx narcotraficando que para gustos colores)?

Tiene una importancia vital a veces. Bueno para empezar tiene que ver directamente con nuestra prehistoria ya antes de inventarse cualquier comodidad el hombre pintaba en las cavernas pero ese es un tema en sí y del que no sé; cuando mi hermana se fue de Erasmus no conocía a nadie y se echó a llorar de soledad y miedo. No tenía trabajo ni un futuro en Italia, pero conoció a gente que la ayudó y se acogió a lo que tenía como casi todos los Erasmus: futuro, aventura, libertad, diversión, aprendizaje, todo tipo de posibilidades... todo lo bonito de la vida en realidad "¡la vida es bella de por sí1" (ese es el lema): la Belleza, y como casi todos los Erasmus fué la época más feliz de su vida... Hace años conocí a un personaje muy particular: se llamaba Chema, era un muchacho argentino que trabajaba de recoge copas. Este chico tenía hija y su mujer había muerto y estaba en España para hacer dinero y mandárselo a la niña, daba bastante lástima; se drogaba, bebía como un cosaco y se le llenaban los ojos de lágrimas cada vez que escuchaba alguna canción de su tierra, cosa que sucedía constantemente... Este chico era actor y mientras luchaba contra su mal estando aquí en España llenaba sus horas con un proyecto en el que intentaba unir a los artistas de la calle para salir adelante, de forma voluntaria. Estaba empeñado en ver la belleza de la vida; cuando no tenía nada que decir hacía el mimo y aprovechaba para ganar en expresividad, decía cosas como "¡yo próximamente tendré el Reto de ser camarero!" aunque esto lo decía para ligar con las chicas sensibles (jeje): no abandonaba su lucha. ¡¡Y estaba lejos de plantearse gestas heroicas del tipo "dedicar enteramente mi vida sólo a los demás"...!!, yo diría que nada más lejos, ¡simplemente le agradaba el arte!, necesitaba ver belleza en su vida porque sino se asfixiaba y posiblemente fue eso (la falta de belleza), y no la soledad, lo que le llevó a caer en la droga.

Y cuánta gente se ha suicidado sin aparente razón... Personas acostumbradas a la soledad y a las miserias de la vida que un día se dan cuenta de que ya nada les motiva y deciden dar el último paso. Especialmente muchos artistas que son de por sí sensibles... Aunque por supuesto precisamente en las adversidades es donde da más gusto crear ilusiones ya que no hay mayor arte que el de ayudarte (o crearte) a mismo ni la belleza cobra más poder que al superar la fealdad. Es el caso de Fayian: una cajera de supermercado iraquí acostumbrada a oír las bombas sobre su cabeza, acostumbrada a todo tipo de miserias y desgracias. Vino aquí a España, sola, (aunque también estuvo sola en su época estudiantil y era bastante feliz), en Madrid, donde tanto soñó ir de pequeña. Trabajaba de cajera en un ambiente de envidias y falseo: tenía trabajo, dinerillo y estaba donde quería... y sin embargo se sentía más desgraciada que durante los bombardeos pues su vida había perdido por completo su sentido al estar rodeada de ese ambiente y no ser Madrid tal y como se había imaginado. Todo a su alrededor era tedioso, insustancial y feo y eso estuvo a punto de llevarla a la depresión. Al final encontró el modo de salir del círuclo y sentirse orgullosa de sí misma ayudando a un viudo a recuperar la esperanza. Y ya hablando de ficción ¡cómo no conmoverse con el entrañable personaje de "Léolo" (película Jean-Claude Lauzon)! ese inteligentísimo niño lleno de talento encerrado en una jaula de locura, miseria y desgracias familiares que le llevaban a tener por único consuelo los libros y su diario. Como decía una y otra vez con una extraordinaria y aterradora lucidez: "porque sueño, no lo soy".
http://www.babab.com/no18/leolo.php



La belleza, algo tan anquilosado y estigmatizado en nuestra sociedad actual, en su conjunto, es tan abstracto como la felicidad. Es todo aquello que nos hace sentir en buena armonía con nuestro entorno y ser merecedor de lo mejor de él, es el placer que sentimos por la vida. Ni más, ni menos. ".

P.D.: Vamos a ver ¡jeje! la primera foto de la derecha es Desperaux del que ya os hablo más abajo, el guaperas de la izquierda que va con abrigo es el guapísimo actor italiano Daniele Liotti y el otro guapísimo que aparece más grande es mi chico. Los tres representan ideas de belleza para mí, claro que no del mismo modo jeje. La composición es creación mía no metedura de pata y va del más importante al menos, si esque el ratón tiene un morbo con esas orejillas...




2 comentarios:

Rubén dijo...

Cuando vi las fotos pensaba que el artículo iba a ser un tira y afloja entre esos tres personajes, sin embargo nada de eso se refleja en tus palabras. Con un estilo ágil y sutil, muestras la belleza desde distintos ángulos, dándole un enfoque que me ha sorprendido gratamente.
La aportación de algunas de tus experiencias vividas le da más vitalidad al texto consiguiendo que no sea una mera conjunción de ideas. Sinceramente, me encanta como lo has escrito.
Resaltaría esta frase:
"...precisamente en las adversidades es donde da más gusto crear ilusiones ya que no hay mayor arte que el de ayudarte a tí mismo" En una palabra, GENIAL.

Me ha dicho el chico de la tercera foto que te quiere un montón. También me ha dicho que no le importa ser el tercero si así es el más grande para ti.
Una tonelada de besos de su parte (ya le he dicho que me parece una cursilada, pero no atiende a razones)

Laura dijo...

¡Hola wapo! Gracias por tu comentario, siempre tan acertado. Al principio quería hacer una comparativa entre Desperaux Liotta y tú pero pensé que el orejatas quedaría en mal lugar a pesar de esos ojillos de niño curioso que le han puesto que me tienen loca loca...