LA VIDA ES CUESTION DE EQUILIBRIO



  Muchas veces me pregunto si el mundo sería mejor si lo tuviéramos ¡¡"todoooo"!! lo positivo que tendremos cuando somos jóvenes, de golpe. Cuando somos jóvenes no tenemos suficiente dinero, ni casa, ni podemos viajar tantas veces como quisiéramos. Y lo peor, cuando somos jóvenes (jóvenes de verdad) tampoco tenemos las ideas claras ni escogemos con sensatez y siempre estamos altos o bajos (anímicamente hablando) aunque esto último quizás sea una ventaja ya que careciendo del bienestar al menos da aventurilla al día a día... Mi abuela, cuando no estaba tan hasta las pelotas de todo, solía decir: "la gente joven no piensa como una persona mayor ¡qué horror que así fuera!" y creo que tiene razón pues cada día estoy más de acuerdo con ella en que es una ventaja esa "insensatez".

Imaginaros: tenéis veinte años y de golpe y porrazo ¡¡ploff Harry Potter entró por la ventana y le concedió a tu mente quince o veinte años de ventaja!! ¡¿No sería para saltar de alegría...?! Evidentemente: si, ¿o no? Y más teniendo casa propia, trabajo fijo (supongamos también esto)... Pero tanto DE TOOOO ¿no se nos subiría a la cabeza? y habrá quien diga ¡¡¡nooo!!! ¡porque ya habríamos superado los treinta! Vale, de acuerdo. Ahora envejecer diez años más; cuerpo de treinta mente de cuarenta y cinco o cincuenta, ¡¡un chollo también!!, pero no tanto... ¡¿y dónde quedaría la crisis de los treinta eeh?! (jeje...).

Al final tanta perfección sería aburridooo, nuestro alrededor; nuestra mente ¡¡no albergaría tantas dudas y anhelos y miedos y pasiones...!! Como ya lo tendríamos todo echo el futuro se presentaría de una estabilidad pasmosa ¡y lo peor esque esa estabilidad emocional (sólo hablo de eso cuando me refiero a estabilidad) nos reconfortaría! Consecuentemente, no tendríamos la necesidad de arriesgarnos a aprender tantas (que no no aprender nada ojo) cosas nuevas e importantes para nuestra vida puesto que en teoría eso ya lo habríamos hecho y sería una etapa superada, que nunca vivimos...

Conclusión: tendríamos menos experiencias vivenciales y desde luego tanto para bien como para mal no las notaríamos en esa medida... ¡Más conclusión y recontando para nuestro final: nuestra vida habría sido sosa aunque igual más llena de cosas que en un ciclo cronológicamente natural. Y nuestra edad mental tendría una evolución tan sentimentalmente llana al haber extirpado tantos momentos, al no existir los altibajos (en menor medida)... Tanta falta de experiencia emocional estancaría también nuestra mente, pues no se puede despegar de los sentidos ni las sensaciones. Y no solamente habríamos "sido" unos aburridos toda la existencia sino que en realidad, seguramente, al ejercitar menos la mente (recordemos que nos hemos saltado los quince años de la edad neuronal más activa) nos habríamos convertido en aquello que llaman "gente madura por madurez"; osease igual nos hubiéramos retrasado quince años; sólo que no es lo mismo un cuerpo de ochenta en una mente de sesenta y cinco que un cuerpo de veinte en cerebro de treinta y cinco...

En mi curro hay una chica de veintiuno que no sabe si irse con el novio a Cuzco con curro ya seguro; me parecería genial que decidiera no ir pero los porques... ¡¡son para pegarla dos ostias!!: "esque dicen que hay muchos robos y la cultura es muy distinta...", a todo esto se tomará tan "en serio" tendrán tanta importancia esos "pormenores" este posible viaje puede suceder dentro de un año y ya le da vueltas a la cabeza hasta echarle humo... ¿no sería más sencillo reconocer que tiene miedo al futuro que no sabe si está preparada para ese cambio con el novio...? tampoco es tan malo. Cuando tenga cincuenta años igual dirá "yo esque con veinte era una niña hubiera tenido valor y me hubiera ido pero como me sobrepasaba la idea empecé a rallarme con la cultura y demás cosas que no eran para tanto (pues Cuzco tampoco es ciudad Juárez)" y lo dirá con orgullo, como si el orgullo pudiera suplir con creces otras cosas.



No hay comentarios: